Me gustan las tapas, me gusta ir de tapas, y me gusta ir de tapas con buena gente. De esto último no tengo ninguna duda, por eso, ésta última ruta de tapas ha sido todo un éxito. Nos lo pasamos muy bien, comimos y bebimos de maravilla, y nos reímos mucho.

Desde aquí, quiero dar las gracias a los establecimientos que participaron y colaboraron para que esto saliese tan bien. Os cuento, Comenzamos en el Ángel del Pincho, donde Abel, el propietario nos deleitó como siempre con su magistral tempura de verduras al momento compuesta de judías boby, borraja (lo que más gustó) y langostinos con un ali-oli de salsa de soja. Después pasamos a la empanadilla argentina, que por cierto, siempre están igual de buenas, lo que denota una constancia y dedicación excelentes.

Éste es Abel, que como siempre nos trató de maravilla.

Después continuamos nuestra ruta hasta la calle Mayor, hasta llegar a Mêli Mêlo, donde era su primera vez, pero que demostraron dejar el pabellón muy alto en cualquiera de las situaciones. Nos sorprendieron con una tostada de borrajas y butifarra con ali oli de moscatel de Ainzón,

y después continuamos con la tapa ganadora del concurso de tapas del año pasado, una patata rellena de ternasco gratinada. Hay que decir, que no nos extrañó que ganase, estaba muy lograda, sobre todo el ternasco.

Estando Raquel en la cocina, se notó, se notó porque estábamos en uno de los establecimientos referentes en Zaragoza, que aún no llevando una larga carrera a sus espaldas, no les hace falta demostrar nada, gustó mucho.

De allí, nos trasladamos a un lugar no muy lejos de allí, Los Zarcillos, bar de tapas con más de 15 años de historia y que también se estrenaba con nosotros en ésto de las rutas de teayudoacocinar.

Su propietario, Armando, no descuidó ni un detalle. Sin ser cocinero, él se define como autodidacta, lo demostró con creces, preparando un milhojas de mozzarella, jamón y tomate que he de decir, estaba en su punto.

Para luego pasar a la segunda tapa, butifarra con habitas, que sin mucho adorno en el nombre, denotaba una compleja elaboración con un resultado extraordinario, una butifarra de Aragón bien trabajada como ésta y aderezada con frutos secos, habitas y una cebolla caramelizada, nos hizo disfrutar como enanos.

Sin duda un lugar que no podemos pasar por alto a la hora de tapear, a destacar su fantástica barra llena de tapas.

De aquí, no nos fuimos muy lejos, casi al ladito. Pasamos a la sidrería Artxueta, un clásico en nuestras rutas de tapeo, donde Álex, su propietario nos esperaba impaciente para que pudiésemos probar una de sus tapas que participará en el concurso de éste año. Aunque no tengo la foto, por unanimidad, fue la que más gustó, un micuit casero con fresas y frambuesas liofilizadas y un aceto de manzana(supo a poco), acompañada con un vino dulce francés “Domaine Def Sablonnettes”.

Después, Álex nos preparó una ensalada de longaniza de Graus sobre una hoja de bambú, que sobre todo destacó por su presentación y su gran resultado de la mezcla de ingredientes, ésta la acompañamos con una sidra natural de la casa.

Como siempre, Álex nos invitó a degustar otra de las sidras de la casa en la sidrería Artxueta de Espoz y Mina, acompañada de una breve pero muy bien explicada y didáctica introducción al mundo de la sidra y al funcionamiento de una sidrería vasco-navarrra que muy bien nos explicó Diego, el sidrero.

Probamos la sidra, muy buena por cierto,

Y al terminar la degustación, Virginia en representación de tod@s l@s asistentes, me hizo entrega de un vino muy especial y unos bombones que me encargaré de disfrutarlos como se debe, está claro que me sorprendieron, ya digo, eran fantásticos.

Para terminar, como siempre, acabamos la ruta en Algo Más, donde Carlos su propietario, aunque siempre lleguemos tarde siempre nos recibe con las puertas abiertas. Allí probamos el clásico de éstas rutas, queso Radiquero con confitura de violetas, acompañado de una copa de Moscato D´Astí.

Desde aquí y desde lo más hondo, quiero agradeceros a tod@s el buen rato que me hicisteis pasar, agradeceros también los regalos, gracias por vuestro buen humor y vuestra compañía y espero poder repetir la experiencia  con todos los allí presentes, gracias.