La receta de ésta semana, me encanta, y probablemente, muchos no habréis probado éste tipo de pasta, porque es un tipo de pasta. Lo llamamos risotto, porque se elabora de la misma manera y lo único que cambia es la pasta por el arroz. Quizá de éste modo, el plato no resulte tan copioso. El “puntalette“, es un tipo de pasta con forma parecida al arroz, que en el panorama doméstico no es muy conocido, pero a nivel profesional, yo lo llevo usando desde hace mucho tiempo, además es bastante económico. ¿Que dónde encontrarlo?, pues en tiendas especializadas, existe una marca con un amplio catálogo de pastas de todo tipo, http://www.dececco.it/ES/. Lo que os propongo en primer lugar es que consigáis elaborar un risotto en condiciones, después, podéis utilizar lo que más os apetezca. Vamos con la receta, y muy al loro…..

Ingredientes para 4 personas:

  • 350 gr. de puntalette
  • 100 gr. de mantequilla
  • ½ puerro pequeño y 1 diente de ajo
  • Caldo de marisco
  • 8 mejillones de roca, 8 almejas, 8 langostinos y 8 cigalas
  • 100 gr. de chipirón, calamar o sepia limpios
  • Queso parmesano
  • Nata fresca (opcional)
  • Sal y perejil fresco

Proceso:

Picaremos el puerro muy fino y lo pocharemos con la mantequilla, cuando esté pochado añadiremos el ajo picado, y seguidamente y sin dejar que se queme el ajo, echaremos los chipirones cortados en anillas y rehogaremos bien. Una vez el chipirón bien rehogado, añadiremos los mejillones, las almejas y el puntalette. Rehogaremos unos minutos e iremos añadiendo caldo de marisco de poco en poco, dejando que la pasta lo vaya absorbiendo, echaremos un poco de sal y dejaremos que hierva despacio hasta que la pasta esté casi cocida. En ese momento, deberemos de procurar empezar a darle el espesor que queramos añadiendo más o menos caldo. En éste momento echaremos los langostinos pelados y las cigalas. Pondremos a punto de sal sin dejarlo muy salado y le añadiremos un poco de queso parmesano rallado, un poquito de nata (si consideramos que carece de cremosidad) y el perejil picado. Servir inmediatamente.

IDEAS:

  • Debéis daros cuenta que habrá que añadir el marisco pelado casi al final, de ésta manera lograremos que quede en su punto y nada seco.
  • La nata como digo es opcional, ya que el auténtico risotto no lleva, pero quizá, si en lugar de arroz usáis “puntalette“, os haga falta añadir un poco de cremosidad, dado que el arroz aporta su almidón lo que favorece la ligazón.
  • Si usáis arroz, y ésto es muy importante, deberéis usar un arroz destinado para hacer risotto, es decir, un tipo “arborio, carnaroli, entre otros”. Si os decantáis por no hacerme caso, podéis recurrir a lo más nacional y más parecido, el arroz bomba. No lo hagáis con tipos de arroces menos robustos, porque yo no me hago responsable.
  • El mayor secreto para que un risotto nos salga en condiciones, será el no dejar de remover durante toda la cocción, sobre todo si usamos arroz, ya que favorecerá notablemente a que el arroz suelte el almidón lentamente y así conseguir la melosidad que buscamos.