Supongo que much@s no lo conocéis, de ahí que ésta semana apueste por ésta receta. Está claro que la tempura japonesa está en boca de todos, y también está claro que el “panko“, no es tan conocido, pero eso no significa que su valor gastronómico no sea elevado. A mi juicio, es un puntazo recibir en la boca un golpe de sensaciones “crispy” como dicen en New York, seguido de un buen langostino, gamba o lo que se tercie. Su particularidad más relevante frente al pan rallado convencional, o mejor dicho nacional, es que mientras el que ya conocemos, una vez horneado, y seco, lo trituramos todo, el panko es un pan sin hornear, por lo tanto carece de corteza, y sin haberlo horneado lo trituramos ligeramente más basto que el otro, en escamas. Lo que conseguimos con esto, es que en cuanto lo freímos, el pan queda extremadamente crujiente y dorado, además de aguantar bastante bien,una vez frito. Para empanarlo, haremos lo mismo que con el convencional, pudiendo prescindir de la harina. No es caro, y aguanta muy bien en el armario, es decir, que el panko es un producto bastante funcional y versátil, no sólo con langostinos sino que podemos usarlo para empanar pescados, carnes, verduras o cualquier cosa que se nos ocurra.

Vamos con la receta,Ingredientes para 4 personas:

  • 8 langostinos más bien gordos
  • 100 gr. de “panko” (pan rallado japonés)
  • 1 huevo
  • 100 ml. de leche entera
  • 300 ml. de aceite de girasol
  • 2 dientes de ajo y sal
  • pimentón dulce de La Vera
  • brochetas de bambú o similares

Proceso:

Pelaremos los langostinos enteros, los salaremos y les introduciremos la brocheta dejando el langostino todo lo recto que podamos, pasaremos por huevo batido y empanaremos con el panko. Reservaremos.

Para el ali oli de pimentón, pelaremos los dientes de ajo y le quitaremos el brote verde de su interior. En el vaso de la batidora, colocaremos el ajo, la sal y la leche entera. Trituraremos todo hasta dejarlo fino y espumado. A partir de ahí, iremos incorporando el aceite, a mitad de proceso añadiremos un poco de pimentón y terminaremos de batir hasta que monte y quede espeso.

En una sartén o freidora, con el aceite bien caliente, freiremos los langostinos SÓLO hasta que estén dorados, procurando no hacerlos demasiado y sacaremos a papel de cocina absorbente.

A la hora de servir, pondremos un poco de ali oli de pimentón y los langostinos.

IDEAS:

  • El ali oli también puedes hacerlo de curry, de azafrán, etc.
  • Usamos la leche para que no resulte tan copioso, pero podremos usar huevo como en una mahonesa convencional.
  • Con el panko, prueba a empanar veduras o pescados, te sorprenderás.
  • No los hagas demasiado, se quedarán secos y jascos.
  • También puedes acompañarlos con salsa romesco, mahonesa, o solos.
  • Para servirlos, prueba a colocarlos una vez fritos boca abajo en un vaso y el ali oli en una salsera, todo en el centro de la mesa, como aperitivo, vermú, o primer plato con unos brotes verdes.