No es photoshop, la crema es así de verde. Por norma general estamos acostumbrados a disfrutar de una crema de borrajas que no en todas las ocasiones, adivinaríamos de qué es si no nos lo dijeran. Esto es o bien porque en muchas ocasiones se tiende a ligar con harinas, utilizamos los tallos de la borraja que lo que más contienen es agua o le añadimos más ingredientes. Yo os propongo una crema de BORRAJAS, sin más, lo único que usaremos para darle cremosidad será un poco de patata, para mi gusto, uno de los mejores ingredientes para dar la textura que buscamos en una crema, la patata es muy sutil pero con un gran poder espesante, y bien dosificada, conseguiremos que no se note al comer la crema.

Digo que no es photoshop, porque ésta crema está hecha con las hojas (en buen estado) de toda la mata de borraja. Y digo mata, porque os recomiendo que siempre uséis la borraja entera, de ésta manera, será muy fácil distinguir si es fresca o no. Lo suyo sería usar los tallos para comerla como siempre, y todas las hojas, excepto las de el exterior o las que estén dañadas. Nos quedará así de verde, porque aparte de usar las hojas ricas en clorofila, una vez cocido todo el conjunto y triturado, la enfriaremos rápidamente evitando así la oxidación.

Vamos con la recetaIngredientes para 4 personas:

  • 1 Kg. de hojas de borraja bien fresca ( los tallos los usaremos para realizar un plato de verdura de los de siempre)
  • 2 patatas
  • Agua o caldo de carne o pollo
  • Aceite de oliva o mantequilla
  • Sal y pimienta blanca molida
  • Papada ibérica o cualquier derivado del cerdo ( panceta, bacon, jamón, torreznos, etc.)

Proceso:

Pondremos el aceite a calentar en una olla, y cuando esté caliente, rehogaremos las patatas peladas y troceadas durante 5 minutos. Pasado este tiempo, añadiremos un poco de sal y cubriremos del todo con el agua o el caldo y dejaremos cocer hasta que la patata esté casi cocida. En ese momento añadiremos las hojas de borraja, lavadas y troceadas, dejaremos cocer hasta que notemos que las hojas están blandas ( suele costarles muy poco). Entonces pondremos a punto de sal, y añadiremos la pimienta recién molida (siempre al final).

Rápidamente, trituraremos todo y pasaremos a enfriar la olla con la crema, introduciéndola en el fregadero o en una olla mayor, que contenga agua con hielo. Removeremos de vez en cuando hasta que se haya enfriado. La guardaremos en la nevera hasta el momento de usarla.

En una sartén bien caliente, haremos cualquier derivado antes nombrado, bien dorado y crujiente al momento y colocaremos encima de la crema, serviremos inmediatamente.

IDEAS:

  • Si la vamos a consumir al momento, no tendremos que enfriarla.
  • Usamos las hojas, porque aparte de conseguir un aspecto más apetecible, aportan mucho más sabor.
  • El contraste de algo tan suave como la verdura con un producto sabroso, crujiente y salado, hará que el plato se convierta en algo más que una crema.
  • Para darle un toque diferente, a la hora de servir, podremos añadir unas gotas de aceite de trufa, excelente.