Para mi gusto, mejores que los rollitos de primavera. Porque quedan más crujientes, porque te los comes en 2 bocados, y porque son más versátiles a la hora de aplicar en la cocina. Podemos usarlos de aperitivo, de guarnición en un pescado o una carne, acompañarlos con salsa de soja, salsas picantes, etc. Como podemos rellenarlos de lo que queramos, se nos abre un abanico de posibilidades, incluso podremos aplicarlo para postres, rellenándolo de frutas, chocolates, cremas, etc. ¿Por qué lo usamos en Navidad?, pues porque es un producto sencillo, muy sano, ligero, diferente, es decir, perfecto para estos días. Su particularidad está en que la pasta que usamos para enrollarlos, es de arroz, y esto es crucial para que queden muy crujientes. Además es una pasta muy económica, y sin llegar a hidratarla, nos puede durar mucho tiempo en el armario. Me enseñó a hacerlos Dao Min Duc, una compañera vietnamita que tuve hace unos años, para ellos éstos rollitos son como para nosotros la gamba gabardina. Hay que decir que “Duc”, como nosotros le llamábamos, tenía mucho más arte en hacerlos que yo, dado que la cocina vietnamita es todo un arte, aunque ya, cada vez más, va siendo más fácil encontrar libros y explicaciones al respecto. Además, ya es posible encontrar todo el  material e ingredientes para realizar éste tipo de platos en nuestras ciudades.

Os dejo con la receta

Lo primero, prepararemos las verduras. En éste caso, zanahoria, espárragos trigueros, puerros, ajos tiernos y brotes de soja frescos. Necesitaremos cortar las verduras más bien en juliana, es decir a tiras más bien finas. En una sartén más bien alta, pondremos aceite de girasol abundante a calentar y cuando esté bien caliente iremos echando de una en una todas las verduras. Así conseguiremos dar a cada clase de verdura el punto óptimo de cocción. Es importante no cocinarlas demasiado para que queden crujientes.

Mientras se hacen las verduras, pondremos un poco de agua o caldo a cocer y cuando hierva, echaremos los fideos de arroz (pueden ser de trigo también). Cuando estén cocidos, los enfriaremos con agua fría y reservaremos.

Pelaremos y cortaremos los langostinos crudos y los freiremos en la sartén también.

Cuando tengamos todas las verduras cocinadas, los langostinos ya fritos y el fideo cocido, lo mezclaremos todo y dejaremos enfriar.

Para envolver el relleno utilizaremos obleas de pasta de arroz, que para manipularlas, podremos hidratarlas directamente en agua tibia o entre las capas de un trapo de cocina mojado con agua caliente.

Una vez hidratadas, las colocaremos en una tabla de una en una, y en el centro colocaremos el relleno. Doblaremos los lados hacia dentro.

Y después enrollaremos apretando ligeramente para que el rollito quede consistente.

Y os tendrá que quedar así.


En un aceite de girasol limpio y bien caliente, haremos los rollitos en el momento que los vayamos a servir.

Para terminar, pasaremos a una bandeja con papel de cocina y serviremos inmediatamente.

IDEAS:

  • Para acompañar, lo más típico es la salsa de soja o algo picantes.
  • Usamos la pasta de arroz sobre todo porque la textura es totalmente diferente a las demás y de las más crujientes.
  • Podremos usar todas las verduras que queramos, al igual que podrá llevar marisco, pescado o carne.