Pues ésta semana he optado por algo fácil, sencillo y que da muy buen resultado, cuando carecemos del tiempo del que nos gustaría disponer, éste tipo de opciones viene que ni pintado. Puede servirnos como primer plato, como una tapa, como guarnición, etc. Además los podremos congelar ya rellenos, aprovecharlos de un día para otro, y comerlos fríos o calientes, eso si, con la salsa, bien calientes. Vamos con la receta;

Ingredientes para 4 personas:

  • 12 pimientos del piquillo de buena calidad y enteros
  • 400 gr. de morcilla de arroz
  • 2 manojos de cebollas tiernas
  • 1 huevo, nata fresca y harina
  • piñones tostados
  • Agua o caldo de verduras y vino blanco
  • Aceite de oliva y sal.

Proceso:

Lo primero, prepararemos el relleno de morcilla. De los dos manojos de cebolla tierna, cogeremos un par de ellas si son pequeñas y las picaremos finas. En una sartén rehogaremos la cebolla hasta que quede tierna y transparente pero sin dorarse, entonces añadiremos un poco de harina y rehogaremos bien, seguidamente echaremos las morcillas desmenuzadas que previamente habremos quitado la piel. Las rehogaremos hasta que estén cocinadas y en ese momento, añadiremos un chorrito de nata líquida, dejaremos que ligue el relleno, añadiremos los piñones tostados, pondremos a punto de sal y dejaremos enfriar.

Para la salsa de cebollas tiernas, aprovecharemos el brote verde hasta la mitad, las trocearemos y las rehogaremos a fuego lento hasta que estén tiernas. En ese momento, añadiremos un poco de harina, rehogaremos bien y echaremos un chorrito de vino blanco, dejaremos reducir y regaremos con agua o caldo hasta cubrir o un poco menos. Dejaremos cocer y pondremos a punto de sal. Cuando la salsa esté lista, la trituraremos hasta dejar fina con la thermomix, batidora o similar.

Para rellenar los pimientos, utilizaremos una manga pastelera o una cuchara, e iremos rellenándolos sin llenarlos del todo. Cuando los tengamos todos, los pasaremos por harina y huevo batido (en ese orden), y freiremos en aceite a fuego medio.

Para terminar, colocaremos la salsa de cebollas tiernas en el fondo del plato, los pimientos rellenos de morcilla y por encima espolvorearemos la otra mitad del brote de las cebolletas  cortado muy fino en juliana.

Consejos de cocina:

  • Si no te gusta la cebolla puedes hacer una salsa de pimientos verdes, pimientos rojos asados, de calabaza, etc.
  • En el relleno de morcilla puedes utilizar cualquier fruto seco, incluso pasas, ciruelas, etc. Aunque normalmente las morcillas de arroz ya suelen llevar avellanas o piñones.
  • Piensa que éste plato puede ser una gran tapa o guarnición.