Seguimos con el tomate, y ésta vez, veremos como sacarle partido a la carne del tomate de una forma diferente. Nos podrá servir para hacer ensaladas, guarniciones, tapas, y lo mejor, aguanta mucho tiempo en nevera. Éste tipo de preparación nos dará mucho juego para poder preparar multitud de recetas, la semana que viene veremos una de sus aplicaciones, mientras tanto, vamos a ver la receta paso a paso para lograr un buen resultado.

Ingredientes:

  • Tomates maduros pero no blandos
  • Azúcar
  • Hierbas provenzales (tomillo, romero, orégano, etc )

 

Proceso:

Lavaremos bien los tomates aunque no vayamos a utilizar la piel como es en éste caso.

Les quitaremos el pedúnculo, y sobre una tabla, los cortaremos en 4 partes.

 

Después, con la ayuda de un cuchillo, retiraremos toda la pulpa del tomate con las semillas, dejando solamente la carne del tomate.

Con la piel del tomate sobre la tabla, introducimos el cuchillo bien afilado y nos pegaremos todo lo que podamos  a la piel para intentar sacar toda la carne posible.

Nos deberá de quedar así.

Repetiremos éste paso hasta tener todo el tomate pelado por pétalos.

 

Con la pulpa del tomate que nos sobra, prepararemos un jarabe de tomate que utilizaremos para caramelizar.

En un cazo, y con un poco de azúcar (la cantidad de azúcar será la que consideremos según la cantidad de pulpa que obtengamos, aún así mejor que echemos lo justo, porque siempre podremos añadirle más cantidad cuando esté hirviendo.

Cuando haya hervido de 8 a 10 minutos, lo trituraremos con la batidora y lo volveremos a poner en el fuego.

En ése momento, le añadiremos las hierbas provenzales y si hiciese falta, azúcar (deberá quedar con la textura de un jarabe). Reservaremos una vez que haya dado el hervor con las hierbas y el azúcar.

En una bandeja de horno con papel sulfurizado o silpat (silicona), colocaremos los pétalos de tomate extendidos y separados y los meteremos al horno precalentado a 120 ºC, durante al menos 30 minutos.

 

Pasado ese tiempo, o cuando observemos que ya han perdido parte de la humedad, los sacaremos del horno y los untaremos con el jarabe de tomate.

Y volveremos a introducirlos en el horno otros 30 minutos como mínimo. A partir de aquí, podremos darles una textura más fresca y jugosa  o más deshidratada y seca. Tendremos que tener en cuenta que si los vamos a consumir en un período corto de tiempo, podremos dejarlos menos tiempo, pero si queremos que aguanten bien, será mejor deshidratarlos bien. A partir de aquí, podremos usarlos para lo que queramos, la semana que viene, veremos una receta con éstos tomates, hasta pronto !!.

TRUCOS DE COCINA:

  • Estos tomates casan perfectamente, en ensaladas, con curados, salazones, quesos, tapas, bocadillos, platos de pasta, es decir, un sinfín de recetas.
  • Prueba a hacerlo con pétalos de cebolla, quedan buenísimas.
  • Puedes prescindir de las hierbas para potenciar y dar más protagonismo al tomate.
  • Es esencial que los tomates sean buenos, si tienes huerto o alguien cercano que tenga, prueba con esos, verás lo que es bueno.
  • Podrás usarlos enteros, o por ejemplo, con una pasta fresca blanca, y los dados de tomate picados con un buen chorrito de aceite de oliva y unas hojas de albahaca fresca picada.