No llega al año y medio cuando decidí lanzarme al frío mundo de internet, los blogs y esas cosas, y digo frío porque eso es lo que pensaba, pensaba que algo como la cocina demandaba algo más cercano, más cálido que lo que creía que se podía transmitir a través de la web y …. nada que ver. A través del blog he recibido el apoyo de tod@s vosotr@s, los de siempre, los nuevos amigos a través de aquí, los amantes de todo lo que rodea a éste mundillo y en general todo el que se ha dejado caer y ha querido dejar su granito. Gracias de verdad, por seguir dando fuerzas. Gracias también a Óscar Úrbez porque sin él nada de esto estaría pasando, a Rubén Montañés por su gran apoyo técnico y humano, a Ángel Bagues por todas sus colaboraciones, a Laura que es la que me aguanta y la que menos me ve, a mis compañeros de trabajo por acapararles la conexión a internet, a tod@s mis amig@s por darles la murga siempre con lo mismo y muchos más.

Sólo puedo decir, que las ganas siguen cada vez más, y que esto me da fuerzas y motivación para seguir.

Gracias.