Se acercan las navidades, y con ellas, la incógnita de qué receta preparar para esos días, así que aquí os doy una idea para lo que podría ser una buena cena. Para los días señalados yo siempre apuesto por platos fáciles jugando con buenos productos básicos y con buenos acompañamientos, además de buscarle la practicidad a la receta, es decir, que podamos tener preparado el plato a falta de un golpe de horno, ya que esos días, al final, terminamos recluíd@s en la cocina, sin apenas disfrutar de la compañía. Ésta receta navideña, por supuesto, podemos hacerla en cualquier momento del año, pero os aseguro que la manera de cocinar la lubina, y la mezcla del limón y el tomate concassé, los dos muy ácidos, hacen que un pescado tan graso como la lubina, se convierta en una mezcla equilibrada y sin ostentosidades, recordad que esos días se come mucho y normalmente cuando llega el plato fuerte casi no podemos terminarlo. Vamos con la receta; 

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 raciones de lubina (según el tamaño, unos 180 gr. de lomo de lubina en limpio por persona)
  • 6 tomates rama más bien maduros
  • 4 patatas medianas
  • 1 limón
  • Tomillo, romero, albahaca y perejil fresco
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva virgen y sal.

Proceso:

Lo primero de todo, prepararemos el tomate concassé, y para ello, seguiremos la receta de los pétalos de tomate hasta el momento en que tengamos los pétalos sin piel y sin pepitas. Para facilitar que la piel se desprenda bien, podremos sumergir los tomates enteros en agua hirviendo 30 segundos y después enfriarlos rápidamente. Si el tomate está algo maduro es fácil que haciéndolo de éste modo, los dados de tomate no queden enteros. Una vez tengamos la carne del tomate limpia, la cortaremos en tiras de medio centímetro aproximadamente y después en daditos. Picaremos el diente de ajo todo lo fino que podamos. En un bol, añadiremos el tomate a daditos, el ajo picado, un poco de tomillo y romero, el perejil y la albahaca picados. Añadiremos el aceite de oliva y la sal como si de una ensalada se tratase y removeremos bien todo el conjunto. Reservaremos.

Después prepararemos las patatas a la plancha. Pelaremos y lavaremos las patatas, luego, haremos un corte a lo largo dividiendo la patata en 2 partes y después cada parte en 2 otra vez. Luego la cortaremos en trozos de medio centímetro, es decir estaremos haciendo un corte muy similar al del corte de la tortilla de patata. Las freiremos en aceite de oliva caliente hasta que estén tiernas del mismo modo que las cocinaríamos para hacer tortilla de patata y pondremos a punto de sal. Debemos tener en cuenta que la patata no puede quedar crujiente por fuera como una patata frita, es decir, la freímos, pero ha de quedar como si fuera para tortilla. Una vez hechas, las pasaremos a un escurridor y dejaremos enfriar. Una vez que se han enfriado, usaremos cualquier molde cortapastas o similar y rellenaremos con la patata prensando bien para que después pueda desmoldarse bien y queden enteras. en una sartén anti adherente bien caliente, echaremos la patata sacada de los moldes y dejaremos que se doren muy bien las dos caras. Reservaremos.

Para finalizar, colocaremos en el fondo de una bandeja de horno la patata moldeada y dorada, encima el tomate concassé y encima de éste el lomo de lubina crudo en el que habremos hecho unas pequeñas incisiones donde introduciremos unas rodajas de limón. Sobre todo, recordad que la lubina la pondremos con la piel hacia arriba. Las incisiones, las haremos en la parte de la piel donde colocaremos el limón.

Está claro que todo el conjunto, lo podremos tener hecho con antelación, si lo dejamos montado de la anterior manera que no sea por mucho tiempo, ya que la patata se nos pondría demasiado blanda. Puedes hacerlo el día de antes, sólo tienes que guardar cada cosa por separado y ensamblarlo unas horas antes. Deberás tener el horno bien caliente (180ºC), y cuando empecéis a comer el primer plato, metes todo el conjunto al horno con un chorrito de aceite de oliva por encima. Según el horno,la cantidad y el tamaño podrá estar varios minutos más, pero en principio alrededor de 8 a 12 minutos. Antes de sacarlo comprueba con la punta de un cuchillo si el interior del lomo de lubina está cocinada. Como complemento, puedes preparar un sofrito de ajos con guindilla y salsearlo al momento de salir.

 

TRUCOS DE COCINA:

  • Gracias a lo jugoso del tomate, éste plato no requiere ninguna salsa, pero si aún así queremos añadirle una, yo optaría por un aceite de olivas negras, una salsa de pimientos del piquillo, un buen ali-oli, una salsa al pesto, etc.
  • El cocinar la lubina encima del tomate concassé, hace que nos quede muy jugosa y ligera, sobre todo que sea en el último golpe donde la lubina se cocine, hasta ese punto reservala en la nevera para disponer de ella lo más fresca posible.
  • Sobre todo, para estos días señalados, debes pensar como pensaría un cocinero. Así que busca siempre la manera de poder tener lo máximo preparado sin deteriorar la calidad del plato. Es decir, con ésta receta, trabajarás antes, pero en el momento clave, podrás disfrutar de tu familia, amigos, etc.
  • Suerte !!