Hace tiempo que le tenía perdida la pista, pero aquí está, Valentín Dieste, un viajero donde los haya, me manda unas fotos de lo que se está metiendo entre pecho y espalda. Lo publico porque muchos de vosotros no conoceréis uno de los platos típicos de la cocina moderna de Portugal, en concreto de Oporto y algunas zonas del norte, las “francesinhas“. Son un tipo de sándwich relleno con diversos tipos de embutidos y carne: jamón cocido, chorizo, mortadela, un filete de ternera o de cerdo, cubierto de queso y gratinado, y acompañado con una salsa picante en ocasiones a base de cerveza y tomate, en otras con distintos licores y muchas horas de cocción. Se acostumbra a tomar después de una noche de juerga (no me extraña).

Hombre, si buscamos el momento de comernos esto, ha de ser muy en concreto, el momento, porque vaya tela.

Aquí se puede ver la cerveza Bock típica de allí que suele acompañar a éste festival de proteínas.

Aquí os adjunto el correo que me manda Valentín en donde nos explica un poco a quién se le ocurrió éste manjar, quién mejor que ya las ha probado.

“Las inventó un portugués que estaba trabajando en París y que se volvió a Oporto a vivir. En París había aprendido a hacer los croque monsieur, que son sandwiches de jamón y queso. Al llegar a Oporto, les añadió un poco de chorizo, un trocito de salchicha y una salsa que dicen que tiene que estar hirviendo durante al menos dos días a la que echan algo de licores. Luego lo metió todo en pan, les puso encima un huevo frito, les echó queso por encima y ahí se creó la francesinhas. A veces arriba en vez de un huevo frito le echan unas gambas, ya ves, como a  la pizza o a la tortilla que al final se les echa cualquier cosa. Nosotros creemos que el inventor era un tipo que debía pasar mucha hambre, porque  esto es como una bomba. Ahí tienes a los cocineros con las sandwicheras sin parar preparándolo todo calentito. Y además en algunos sitios van y te clavan patatas fritas alrededor por si te quedas con hambre….A ver cuando vienes a Oporto a probarlas….un besote campeón ah, y el precio, alrededor de 8 euros y encima al ladito te pongo la cerveza super bock que es la típica para acompañar.”

No deja de ser curioso, la cocina se ve más limpia que en muchos restaurantes donde no cuesta precisamente 8 euros comer.

Como siempre es un placer compartir las experiencias de Valentín con tod@s vosotr@s, así que ya sabéis, si pasáis por Oporto….a coger fuerzas!!

Hasta pronto.