Volvemos a hablar de ellas, si, porque no he conocido producto tan eficaz a la hora de introducirse en el mercado. Y cuando digo mercado, hablo de grandes superficies, fruterías de barrio, tiendas de frutos secos o cualquier establecimiento que venda algo para comer.Supongo que todo se debe al boca a boca, y que ocurrirá lo mismo que con la soja o cualquier otro alimento milagroso. Hablo de ellas, sobre todo porque hay mucha gente que aún no sabe lo que son exactamente las bayas del Goji, y mucha más que  no sabe lo que hacer con ellas.

He de decir que son un producto más, ni más ni menos. Y que no podemos darle protagonismo en todo lo que vayamos a realizar, pero sí, podemos usarlas como complemento. Os pongo un ejemplo: si elaborásemos un helado con ron y pasas, seguramente optaríamos por hacerlo de crema y ron………..con pasas, pero si lo hiciésemos al revés, imaginad un helado de pasas con ron, demasiado pesado. Son productos a los que no podemos darle todo el protagonismo que nos gustaría, por muy milagrosos que sean.

Un pequeño resumen:

Son unas bayas deshidratas, vendidas enteras, en polvo o en zumo. Crecen a una elevada altitud (4000 m.), sobre todo en los valles del Himalaya, Tibet y Mongolia, y se le atribuyen poderes beneficiosos para la salud ycontra el envejecimiento (entre otros), gracias a su poder antioxidante, mayor que cualquier otro fruto rojo. Se recolectan de una forma artesanal con la ayuda de unas mallas de bambú, ya que si el fruto es tocado con las manos, se volverá de color negro.

Puedes comerlas solas o con leche, zumo, yogur, hidratadas con un licor, con agua, con postres, en ensaladas, incluso puedes aplicarlas a recetas tan sencillas como las tapas, puedes echar un vistazo en el apartado “TAPAS“, ahí encontrarás un claro ejemplo de que las bayas las podremos usar siempre que usemos nuestra imaginación.

Desde aquí, hago un llamamiento, es verdad que poseen propiedades muy beneficiosas para la salud, y que no hay fruto rojo con mayor poder antioxidante que las bayas del Goji, pero amigos….es una cosita más, de las muchas que hoy en día están a nuestro alcance, no se acaban de descubrir, y aún así, la humanidad a logrado sobrevivir sin ellas. ¿Que qué quiero decir?, pues que buceamos en un mar lleno de publicidad, marketing, industria y negocio, todo negocio. Y que al estar todo tan explotado, pues ahí está, que en cuanto sale algo nuevo, por llamarlo de alguna forma,  pensamos que es la panacea universal, que se acabaron los males, todos lo cuestionan, pero todos lo compran, de momento para probarlo, después ya veremos.

Sólo un consejo, si os da por probarlas, sobre todo, comprobad que sean de la variedad “Lycium Barbarum”, ya que son éstas a las que se les atribuye un mayor poder antioxidante entre otras muchas cosas, y por último, no dejes de seguir probando productos nuevos, eso sí, sin abusar y sin pensar en haber encontrado en ellos la solución a nuestros problemas de salud. Con comer algo de fruta, verduras, pescado, beber abundante agua y practicar algo de ejercicio, no hará falta importar productos milagro, eso sí, insisto, es necesario tener acceso a ellos y poder comerlos siempre que se quiera.

Hasta pronto.