La verdad es que fue una sorpresa encontrarnos en el centro de Zaragoza, en un marco incomparable, comer lo bien que comimos y por un precio más que competitivo. Lo primero a destacar, la cocina, dejando bien claro quien está detrás de todo esto, Carmelo Bosque, por supuesto sin dejar a un lado a Raimundo Elcacho y Pablo Lachos los directores de orquesta en la cocina y amigos también.

Cabe destacar la buena atención que recibimos por parte de el personal de sala, el cual fue atento, cordial, profesional, pero nada ostigante, cosa que se agradece. Nos decantamos por el menú de 16,50 €, en el que puedes elegir entre 6 primeros, 6 segundos y 5 postres. Lo más llamativo, la variedad de oferta en cuanto a platos se refiere y sobre todo en vinos, si no recuerdo mal, podíamos elegir entre más de 12 referencias diferentes, todo incluído en el menú, cosa que nos sorprendió gratamente. Os cuento;

El restaurante estaba a tope, claro está, que si se quiere ir a comer hay que reservar (tlf-976-21-53-34), por las noches cierran. De primero pedimos un arroz de verduras, inmejorable, y un timbal de pulpo con patata y huevo poché, y aquí me gustaría decir que a veces es complicado encontrar un plato con pulpo, y que el mismo esté en condiciones, pues bien, estaba insuperable, muy bueno.

Después nos decantamos por unas carrilleras de cerdo ibérico, que estaban es su punto justo  con la guarnición que estaba a la altura.

Y mi amigo Alex, eligió el pollo en pepitoria, tanto un plato como el otro, destacaban por su presentación, limpieza, y sobre todo, por su elaboración, digna de las mejores cartas que podríamos encontrar en Zaragoza.

Tengo que decir, que los postres en Paraninfo Flor, son espectaculares. Probamos la tarta de queso, que no se parecía en nada a lo que uno se podía esperar, digamos que era una tarta de queso deconstruída, pero con mucho arte y buena mano.

Yo elegí la tarta de manzana, soy un fanático de ésta, y debo decir que me sorprendió, la pasta crujiente que hacía de masa, estaba increíble, el relleno hacía recordar a las manzanas asadas que comía de niño, los helados que acompañaban a los postres, excelentes y de muy buena calidad.

He de reconocer, que me sorprendió gratamente, además repetiré, y esto no se puede decir siempre que vas a un nuevo restaurante. Mi valoración personal, un 9 sin lugar a dudas, sitio recomendable, muy buena cocina, y a destacar el servicio en sala. creo que en ésta línea el sitio promete, abren de Lunes a Sábado al mediodía. Por supuesto la relación calidad / precio, creo que es de las mejores.

Mi enhorabuena a todo el equipo de Paraninfo Flor y a Carmelo Bosque.