Lo primero de todo, os pido que visualicéis todo el vídeo, porque merece la pena. La verdad es que much@s estaréis pensando que adonde vamos a llegar. Otr@s, que esto es demasiado friki. Bueno, yo no lo he probado pero creo que detrás de todo esto hay mucho trabajo y muchas ganas. Además, todo lo que a cocina se refiere, si hablamos de innovación, y más en España, donde nos hemos convertido en feroces impulsadores de la nueva cocina, creo que debemos de apoyar iniciativas como esta.

En mi blog, procuro hacer primeramente lo que me da la gana, después, lo que me gusta, y entre otras cosas, cocinar. Por eso pienso que tiene igual cabida una buena receta de un rancho o unas judías, que un arroz con leche especiado o que un tomate de NitroGel, puesto que todo es comida. Quizá sería bueno pensar a quién se le ocurrió poner el pollo en la cazuela, o echar arroz a la leche, y encima azucararla o empanar una bechamel espesa con tropezones (croquetas) y luego freírla. Podría citar multitud de aplicaciones en cocina que sin la experimentación, el estudio, la innovación, y las ganas, ahora, en estos momentos no podríamos disfrutar de lo que podríamos llamar platos típicos. La cocina es ciencia, es química, la cocina es un pequeño laboratorio manejado hasta hace bien poco, por inexpertos con muchas ganas de estimular y deleitar a nuestro paladar, que a base de eso de experimentos, hoy disfrutamos de un amplio abanico de fórmulas, llevadas al más sentido doméstico, hasta nuestra cocina.

Podríamos tacharlo de locura, de que se les va la pinza. Pero os puedo asegurar que quizás todo lo que se invente no tenga una gran trascendencia, pero por pequeño que sea lo que se desarrolle y tenga una buena aplicación, estamos evolucionando. Yo, por lo tanto, tendré sitio para lo de siempre, pero también para esa pequeña porción de novedad, siempre y cuando tenga una base, un sentido, una buena aplicación. Es una suerte que la ciencia, pueda estar a día de hoy, al servicio de la cocina, aprovechemos pues.