¿ Buscáis un buen entrante para éstas navidades o para cualquier cenita con los amigos ?, pues aquí lo tienes, quizá algo más laborioso, pero podemos tener todo preparado con antelación y el resultado es lo que véis, que dan ganas de empezar y no acabar. Nos encaja perfectamente para una comida o cena, y al llevar marisco, nos puede ir perfecto para el menú navideño. Con éste plato, tus invitados…….!!van a flipar!!!

¿te atreves??

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 bogabantes no muy grandes (vivos)
  • 2 manojos de espárragos trigueros
  • 4 huevos frescos
  • 3 patatas medianas
  • 50 gr. de mantequilla
  • 1 naranja (opcional)
  • Aceite de trufas (opcional)
  • Brotes (de alfalfa, de espinaca, de borraja, etc) (opcional)
  • Agua, aceite de oliva, Brandy,vinagre normal, sal fina y gruesa, pimienta negra en grano y laurel.

Proceso:

Para la crema de trigueros, pelaremos las patatas, las cortaremos a cascos como en ésta receta, pondremos la mantequilla con un chorrito de aceite de oliva a calentar y cuando esté caliente, añadiremos las patatas, rehogaremos bien durante 10 minutos. Pasado ése tiempo añadiremos los trigueros lavados, troceados y sin el trozo del tallo más blanco y fibroso. Las yemas, nos las guardaremos para la hora de emplatar. Rehogaremos todo el conjunto unos minutos y entonces añadiremos el agua hasta cubrir, pero un poquito menos, ya que siempre estaremos a tiempo de añadir más. Dejaremos cocer hasta que los trigueros estén tiernos, más no. Entonces, pondremos a punto de sal, podremos añadir si queremos un poco de pimienta recién molida y trituraremos con la batidora o thermomix hasta dejar muy fina, colaremos y reservaremos.

Para el bogabante, pondremos una cacerola grande con abundante agua y sal gruesa, el zumo de 1 naranja, unos granos de pimienta negra, 2 hojas de laurel y un chorrito de brandy. Cuando hierva, añadiremos los 2 bogabantes vivos y taparemos la olla. No queremos que se cocinen del todo, así que los tendremos aproximadamente de 6 a 8 minutos si son de tamaño mediano. Cumplido ése tiempo, los sacaremos de la olla y los pasaremos a agua fría con hielo para parar la cocción, en éste paso, mejor que estén boca arriba. Una vez enfriados y escurridos, tendremos que limpiarlos, es decir, despojarlo de su cáscara por completo. Así, nos tendrán que quedar 2 cuerpos enteros, 4 pinzas y 8 muñones (se denomina así a los trozos que unen la pinza con el cuerpo). Reservaremos la carne de bogabante totalmente limpia en la nevera.

Para los huevos pochê, pondremos una olla pequeña con agua hasta la mitad o un poco más, añadiremos un chorrito de vinagre, abundante sal fina y dejaremos que alcance la ebullición. Una vez esté hirviendo, bajaremos el fuego y echaremos el huevo en el agua (sin cáscara), con sumo cuidado y muy despacio (ojo no os queméis!!), no lo tocaremos hasta pasados 2 minutos, a partir de ese momento, deberemos observar como el huevo está cuajado por fuera y muy blandito y crudo por dentro, lo sacaremos cuando veamos que sigue muy crudo por dentro pero por fuera no se abre y resulta manejable. Cuando los saquemos, los pasaremos a agua con hielo para evitar que se pasen. Reservaremos.

Emplatado:

Supongamos que la cena es a las 22;00 horas, es un primer plato, así que tendrá que estar todo bien preparado. A las 21:30h, pondré la crema a calentar (no antes!!), a fuego medio, tapada y removiendo de vez en cuando. A esa hora también, pondré un poco de agua a cocer, y cuando hierva, lo apagamos y retiramos del fuego. Cuando no esté tan caliente y faltando 15 minutos, añadiré a ese agua los huevos pochê. A las 21:50, pondré una sartén a calentar. En éste momento, ya debería tener la crema caliente, los huevos terminándose de templar y la sartén preparada para terminar el bogabante. Cortaré los cuerpos del mismo por la mitad y a lo largo, y los doraré por ambos lados evitando hacerlo demasiado junto con las pinzas enteras, los muñones y las yemas de espárrago que reservamos anteriormente. Ya son las 22:00, vamos!!, en cada plato hondo colocaré medio cuerpo de bogabante a la plancha, 1 pinza, 2 muñones y unas yemas de espárrago, el huevo pochê y unos brotes encima de éste.

En una jarrita, echaré la crema y cuando los platos ya montados lleguen a la mesa, sirves la crema bien caliente a cada comensal y sólo faltarían unas gotitas de aceite de trufas, ¿magistral no??, pues puedes hacerlo sin problemas, yo te ayudo.

AYUDA:

  • Si no te quieres complicar con los bogabantes, éste plato combina muy bien con cualquier marisco, prueba con cigalas, gamba fresca, etc.
  • La crema también la puedes cambiar por una de patata (parmentier de patata), calabaza, calabacín, borraja, etc.
  • El secreto del huevo pochè es que en el momento de comerlo, al partirlo, la yema siga líquida, si es así, lo habrás logrado!!